martes, 7 de septiembre de 2010

Tu sonrisa te delata.


Pero ahora mismo tu no te has dado cuenta, y sin querer he tocado a tu timbre. Y me han abierto la puerta, y ahora mismo estoy cogiendo el ascensor, apretando el 4 piso, y mientras me he dado cuenta en el espejo que solo llevo una camisa blanca. Tu puerta estaba entornada, habia hecho un pacto con tu gata. Y sin escuchar un suspiro estoy frente a frente de tu puerta, traspasando el eterno pasillo, entre sombras se esconden unas uñas color fresa chicle que delatan que no es un niña mayor de edad. Y sin oir chirriar, la puerta se entre abre y paso por un rincon. Alli, ese mismo rincon donde se encuentra el olor que inspiré nada más cruzar la puerta. Me viene aquel día a la mente, entre velas y suspiros, chocolate, y algo más. Deslizo la pierna derecha, seguramente aún quedarán manchas de su rotulador negro por mis poros. Tú, tirado en la cama, con los ojos cerrados... Se te ve tan apacible. La poca luz que entra por tu ventana da directa a tu boca. Es demasiado tentador, mi mente empieza a volar y se cuela por tus pensamientos. Mis manos timidamente se acercan a tu piel, a tu piel morena hasta el punto que las yemas de mis dedos se excitan con solo rozarla. Y ahora, a tu lado, a tu lado derecho de la cama me encuentro yo, haciendo enloquecer a tu subconsciente. Tu sonrisa te delata.

5 comentarios:

  1. Genial *_*
    No sé que tienen las sonrisas, pero hasta dicen bastante más que una mirada.

    ResponderEliminar
  2. ayyy sonriiiiisas, me encanta, como con tan solo ese gesto se pueden decir tantísimas cosas ^^
    Un beso! =)

    ResponderEliminar
  3. QUé genial! me ha encantado!
    MUakk

    ResponderEliminar
  4. Me encanta! un besito :D

    ResponderEliminar
  5. sonrisas y sonrisas...
    me ha gustado mucho ^^ enserio (:
    gracias por los comentarios! aunque no te comente suelo pasarme mucho :P

    ResponderEliminar

Escribe tus palabras secretas...