jueves, 8 de abril de 2010

Ayer, te quería.

Un millón de palabras no pueden hacer que vuelvas. Lo sé, porque lo he intentado. Tampoco un millón de lagrimas, lo sé. Te digo adiós si acaso, igual te quiero todavía, quizás no he de olvidarte... Pero te digo adiós. No sé si me quisiste... No sé si te quería o tal vez nos quisimos demasiado los dos. Nuestros recuerdos de ayer durarán toda una vida.

4 comentarios:

  1. Decir adios es tan dificil, un texto muy lindo! mua!

    ResponderEliminar
  2. Si ayer lo querías, como no vas a hacerlo hoy?
    Aunque deseemos con todas nuestras fuerzas cambiar los sentimientos y las emociones, todos requerimos de un tempo y una calma interior que nos de serenidad.
    Me gustó tu descripción, quería darte una sorpresa.. aunque tampoco se me ocurre.. prometo pensarmelo! :)

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito blog el tuyo también!
    Te sigo :)

    ResponderEliminar
  4. aveces un amor asi no se olvida nunca. No creo q un clavo saque otro clavo. Siempre qeda algo en el corazon, o en la memoria de los recuerdos ( espero q no en la nostalgia)

    ResponderEliminar

Escribe tus palabras secretas...