martes, 1 de junio de 2010

Básicamente en mí,


Acabo de llegar, supongo que no pasará nada por romper un día todas las normas, y lo siento por decepcionar a la rutina. He llegado, y antes de que surgiera, antes de que me volviera a pasar, lo he pensado, he pensado en mí, básicamente en mi. Ya que nadie, nadie con mayúsculas puede hacer todo por nada. Nadie daría todo, y nadie apuesta nada por el todo. Me quedé con las ganas de decirte que te echaré de menos, pero es lo mejor. No voy a hacerme más daño, no voy a hacer de esto un mundo, un grande, donde caben los dos juntos, porque a partir de ahora, sólo hay sitio especificamente para mí. Tengo asientos reservados en primera fila y no queda nada por hacer. No me permití darlo todo porque me quedé sin pegamento, y sí, por miedo. Llámame cobarde si quieres, pero decidí confiar en ti... Y ahora me pregunto de que sirve todo esto, un esto tan relativo. Quizá te di menos y te quise demasiado, igual me gustaste nada más provarte y seguramente que costará seguir sin mirarte a la cara. Pero han habído tormentas peores y yo sin paraguas. Aunque no lo sepas, ni lo pienses, aunque esto no lo leas, ni lo vayas a leer nunca, aunque ahora mismo estes haciendo otroas cosas y yo este aquí pensando en ti, va a ser la última vez, supongo que un: "ya hablaremos", esta bien para terminar.

Es por mí (bien), y también por ti.
El amor existe porque tú existes.

3 comentarios:

  1. vaya .___.
    que triste pero igualmente muy bonito y expresivo ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta.Un beso

    ResponderEliminar
  3. wow,vaya texto.Aveces es necesario hacer cosas dificiles,de cualquier forma espero que te encuentres bien,un besooo guapa(L)

    ResponderEliminar

Escribe tus palabras secretas...