martes, 12 de octubre de 2010

Nos-otros.


Loca y mojada.



Con los pies fríos no pienso bien, por eso será que sólo deliro bajo la lluvia. Las gotas de lluvia que quedan guardadas en mi ventana me recuerdan a los miles de juramentos que atamos entre dos dedos meñiques. Tu gorro me queda grande, pero tu bolsillo me queda pequeño, o más bien justo para tu mano y la mía. El vaho en la ventana parece esconder algo chiquitito, algo más o menos como esto. Estoy tan congelada por dentro, y a la vez tan cálida a tu lado. Parezco un café caliente con hielo. El chocolate caliente hace juego con tu nariz y con mi camiseta gris. No tengo sangre en las venas, tengo chocolate con algun resto de su amor del pasado viernes. Mi paraguas se queda corto contigo a mi mano izquierda, tal vez sea mejor cerrarlo. No hay nada mejor que las tardes lluviosas. Y no hay nada mejor como probar tus besos entre las gotas frías y esponjosas en mi labio inferior; tu suspiro cálido acaricia mi cabello mojado mientras tu brazos me agarran como si se estuviera acabando el mundo. Y bailar entre las farolas encendidas y los charcos mojados es el mejor pasatiempos de una tarde normal.

Y a ti que amor, ¿te llueve un baile?, o ¿te baila una lluvia?

2 comentarios:

  1. Me da igual todo solo quiero estar contigo.

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena por tu blog, me quedo por aquí...

    ResponderEliminar

Escribe tus palabras secretas...